960 067 444 | 616 805 650
Tratamiento Integral de los Trastornos de la Conducta Alimentaria
960 056 039 | 616 805 650

Megarexia

Megarexia
04/03/2018 TITCA

megarexia

Megarexia


 

¿QUÉ ES?
La megarexia es un trastorno de alimentación más desconocido que la anorexia o la bulimia, pero igualmente perjudicial para la salud.
Las personas megaréxicas son aquellas que sufren de obesidad, pero se ven a sí mismas como personas delgadas y saludables.
Mientras que las personas con anorexia se miran al espejo y no son capaces de ver su extrema delgadez, aquellas que padecen megarexia padecen una distorsión en la percepción de su propia imagen corporal, haciendo que se vean como personas atractivas con un peso ideal. Al no ser conscientes de su problema de obesidad, no toman medidas al respecto, y tienden a comer compulsivamente alimentos poco saludables, como bollería industrial o patatas fritas.
Teniendo en cuenta que 500 millones de personas padecen obesidad en todo el mundo, es muy probable que un porcentaje de ellos sean megaréxicos no diagnosticados.
Se trata de una condición, aún no catalogada como enfermedad, en la que existe una evidente alteración de la imagen corporal. Los pacientes con este mal suprimen las percepciones visuales y táctiles relacionadas con el aumento de volumen de su cuerpo, pues tienen inhibidas las conexiones cerebrales que permiten aceptar su figura. Se da muchas veces en personas que fueron delgadas y no son capaces de asumir su nuevo aspecto
Algunos de los síntomas de megarexia son:
• Evitar mirarse en espejos de cuerpo completo
• Desconocer cuánto pesa exactamente
• Utilizar prendas holgadas y asegurar que toda la ropa les queda grande
• Asegurar que las personas exageran al decirle que tiene un problema con su peso o su alimentación
• Creer que las básculas están descompuestas cuando le marcan su peso real
COMO INICIA LA ENFERMEDAD
Es difícil determinar el momento en que las personas afectadas pueden ser consideradas enfermas. El origen de la enfermedad es la desnutrición del cerebro, por exceso de alimentos basura, cuando el cerebro ha sido dañado al punto de perder la conciencia de la realidad, el paciente es incapaz de aceptar que tiene un problema de salud y que necesita ayuda. En estos casos se requiere la intervención de profesionales para lograr la colaboración del paciente. Está demostrado que esta malnutrición que provoca la obesidad es la causa del fracaso escolar y del bajo rendimiento intelectual de muchos adultos.
También puede iniciarse, por un natural deseo de estar bien nutrido, fuerte y sano, alimentándose “exageradamente”, este caso ocurre generalmente cuando se es niño, por el deseo natural de las madres de que su hijo se vea fuerte y sano. Pero el hecho de creer que creer que estar sano es ser gordo.
Esta acumulación de grasa, al principio y mientras se es joven, no resulta molesta, y si no es excesiva puede ser hasta motivo de orgullo, pues le da una superioridad frente a sus compañeros más delgados y hace que todos los festejen lo “sano y fuerte” que está.
CARACTERISTICAS PRINCIPALES
• Alteración de la percepción, de la realidad, se ven sanos, por más obesa que sea.
• Hábitos de vida poco saludables, en contra de lo que su organismo necesita, como las frutas, vegetales y la práctica de algún deporte.
• Consumo excesivo de comida muy calórica, como chocolate, hamburguesas, pizzas, etc
• Son personas obesas desnutridas, incluso anémicas.
• Sufren mareos y suelen tener la presión baja.
• Generalmente son personas reacias a ser fotografiadas, ya que al ver la realidad sufren un shock importante.
• No les gusta comprar ropa, pues el hecho de probarse ropa de tamaño grande les hace caer en depresión.
• Se vuelven hostiles, conflictivas, intransigentes y hasta mal educadas. Manifiestan un odio hacia el mundo y hasta incluso hacia ellas mismas.
FACTORES DE RIESGO
Biológicos
Estudios demuestran que niveles altos de determinados componentes químicos en el cerebro predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad, comportamientos y pensamientos compulsivos, siendo más vulnerables a sufrir un trastorno alimenticio.
Psicológicos
Personas que tienen expectativas no realistas de ellos mismos y de las demás personas. A pesar de ser exitosos se sienten incapaces, no tienen sentido de identidad, tratan de tomar control de su vida y muchas veces se enfocan en la apariencia física para obtener ese control.
Familiares
Personas sobreprotegidas, con familiares inflexibles. Los niños aprenden a no mostrar sus verdaderos sentimientos, tienen ansiedad y dudas, etc., y toman el control por medio del peso y la comida.
Sociales
Son de gran influencia los medios de comunicación, quienes asocian lo bueno con la belleza física. Las personas exitosas, populares, inteligentes, admiradas, siempre tienen “cuerpo perfecto”, mientras que las que no son delgadas y bellas son asociadas con el fracaso.
PREVENCION
La mejor forma de evitar estas enfermedades es inculcando hábitos de vida saludables desde la más tierna infancia, incluyendo así la práctica de ejercicio físico regular y una alimentación sana y equilibrada que reduzca en todo lo posible la ingesta de alimentos hipercalóricos que aporten al organismo calorías vacías.
Se debe enseñar a los niños a aceptar y querer su propio físico, pero siempre estando atentos para que no se produzca sobrepeso, y en caso de ser así, solicitar ayuda de un especialista que pueda aconsejarnos para erradicar el problema y evitar que caiga en conductas peligrosas, como dejar de comer. No se debe caer en el error de pensar que unos kilos de más son síntoma de buena salud, y que ya habrá tiempo para preocuparse por aspectos como el peso cuando el niño sea más mayor. Recuerda que un niño obeso, tiene muchas más posibilidades de convertirse en un adulto obeso.
TRATAMIENTO
• En primer lugar es necesario, como en la mayoría de las patologías psicológicas, que el enfermo acepte que tiene un problema, ya no solo de peso, si no un grave trastorno alimentario y psicológico.
• El entorno de la persona juega un papel fundamental. Es necesario que les hagan ver la realidad y que tengan claro que son enfermos y que se ponga en manos de un especialista en trastornos alimentarios.
• Una vez aceptado el problema, con una buena dieta, ejercicio y hábitos saludables, pueden perder la grasa acumulada, obteniendo un cambio tanto en su físico como en su forma de pensar, situación que ayudará a que poco a poco se vayan aceptando tal y como son.
La experiencia con estos pacientes desde el Centro TITCA, no muestra que es muy complicado de diagnosticar. Generalmente el tratamiento inicia por determinados problemas de salud, asociados a su exceso de peso. Y es en consulta después de varias sesiones cuando se puede determinar el problema.
Por ello, se les aconseja un tratamiento psicológico, que les va a ayudar a trabajar la distorsión de su imagen corporal, y aquellos aspectos que hayan incidido en la aparición del problema.
A la vez que, con el nutricionista van trabajando los cambios de hábitos de vida, hacia otros más saludables.
El tiempo de tratamiento varía de 6 meses a 1 año. Incluso en algunos casos con varias comorbilidades, puede llegar a los dos años.

 

Emilia Isabel Trull Chambo
Dietista y Directora de Centro TITCA

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Descubre todos nuestros Cursos y Talleres que tenemos para ti. Mindfulness, Mindfull Eating, etc.

Cursos y Talleres